Un poeta en...cualquier ciudad

El festival internacional de poesía de Barcelona ha elegido a la urbe como hilo temático de su 34ª edición. Cinco autores recitarán su forma de vivir el espacio urbano este miércoles en el Palau

Existe un Buenos Aires de Borges, un París de Baudelaire y un Nueva York de García Lorca. Las ciudades se cuelan de forma irresistible en los versos de los autores. Al primero le encantaba pasear por la capital argentina, el segundo utilizó la de Francia como escenario de su crítica a la desigualdad social y el poeta granadino contó la pequeñez que experimentó en la gran urbe. La ciudad es campo de batalla, es lugar de reivindicación, de paso y de encuentro. Todo eso protagoniza el festival internacional de poesía de Barcelona, que este año alcanza su 34ª edición y que ha invitado esta noche a cinco autores a recitar su obra en el Palau con la urbe como hilo temático.

Poetas de diversas partes del mundo ofrecerán su visión sobre el escenario en el que pasan casi todas las cosas. La catalana Maria Cabrera publicó el año pasado La ciudad cansada, que habla sobre el agotamiento de las emociones; el poeta palestino Najwan Darwish desgrana en sus versos las cuestiones políticas vividas en su natal Jerusalén; Marta Ana Diz, bonaerense de nacimiento y neoyorquina de adopción, habla sobre el origen, el retorno y la memoria; la británica Hollie McNish analiza su cuerpo en un escenario concreto y el candidato al Nobel de literatura y premio Princesa de Asturias Adam Zagajewski retrata una Europa destinada al abandono.

"Creemos que la dialéctica de la ciudad es importante para tratar los temas actuales. El tema de la ciudad estaba en Homero y persiste en los autores de hoy en día", explica la codirectora Àngels Gregori, al frente de la cita junto a Mireia Calafell. Los autores ofrecerán al público sus versos al lado de la propuesta artística de la coreógrafa Marina Mascarell. "El objetivo era que hubiera gente de diferentes territorios y edades, con los que se identificara todo tipo de público, porque cada uno entiende la ciudad a su manera", apunta Gregori.

El tema de la ciudad estaba en Homero y persiste en los autores de hoy en día

El abanico de vivencias que acoge la ciudad es el espejo en el que puede verse reflejado el lector (oyente, en el caso del festival). Hollie McNish cuenta por ejemplo en su libro Nobody told meque se enteró de que estaba embarazada en los baños de la estación King’s Cross antes de salir hacia Glastonbury. Maria Cabrera, ganadora del prestigioso galardón Carles Riba, compara el desgaste que produce transitar una y otra vez por las mismas calles con el de tener siempre las mismas ilusiones y habla en sus poemas de los bares de Barcelona. Zagajewski, expulado de su Polonia natal por los soviéticos trabaja el desarraigo como inspiración principal. Uno de sus poemas reza así: “Volví a la ciudad / donde fui niño / y adolescente y un viejo de treinta años. / La ciudad me recibió con indiferencia, /los megáfonos de sus calles murmuraban: / ¿no ves que el fuego todavía arde?, / ¿no oyes el estrépito de las llamas? / Vete. / Busca en otro lugar. /Busca. /Busca la verdadera patria”.

La diversidad de la ciudad en sí misma y según de los ojos con el que el poeta la mire será la protagonista de los versos en el Palau. Cinco miradas y cinco formas de vivir el espacio urbano.

Fuente

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados